may 27, 2022 Grace Lambert-Smith
may 27, 2022 Grace Lambert-Smith

La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation

La ciclista paraguaya Agua Marina Espínola Salinas nos cuenta su trayectoria hasta fichar por el CANYON//SRAM Generation.

La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation Agua Marina Espínola Salinas forma parte del equipo CANYON//SRAM Generation.

Más de tres cuartos de pelotón profesional femenino procede de Europa. El ciclismo es, intrínsecamente, un deporte europeo y de blancos. Lo habitual es que los ciclistas procedan sobre todo de países de Europa, América del Norte y Australasia. Por eso nadie se sorprende de ver que solo el 3,4 % del pelotón femenino es sudamericano.

Canyon está comprometido con la diversidad en el ciclismo, y queremos que todas las mujeres se abran camino en el deporte. El equipo CANYON//SRAM Generation nace bajo la misma dirección del equipo femenino CANYON//SRAM, que compite con gran éxito en el World Tour. Los valores del equipo son idénticos, y el conjunto que viste el CANYON//SRAM Generation se parece al del equipo del World Tour, pero con una estética exclusiva.

La búsqueda de ciclistas con talento por todo el planeta comenzó a principios de 2021. El equipo recibió nada menos que 239 candidaturas de mujeres de 62 nacionalidades diferentes. La selección final incluía corredoras de Namibia, Sierra Leona, Ruanda, Malasia, Jamaica, Alemania y Paraguay.

Agua (derecha) entrenando recientemente con sus compañeras del CANYON//SRAM Generation.

El equipo aspira a que estas ciclistas lleguen a profesionales del World Tour, que desaten todo su potencial y catapultarlas a lo más alto del podio en el calendario de competiciones de la UCI. Abrir el acceso a equipos de cantera del ciclismo como el CANYON//SRAM Generation es una de las maneras en que podemos mejorar el acceso al deporte.

La corredora paraguaya Agua Marina Espínola nos cuenta en una tarde cálida de abril qué significa para ella formar parte de este equipo revolucionario. Comienza la temporada y se está preparando para el año que tiene por delante.

Acababa de aterrizar en Gerona procedente de Paraguay para arreglar unos papeles. “Cuando llegué a Barcelona, me preguntaron dónde residía y me pidieron visados”, revela. “Me hicieron muchísimas preguntas, a veces no resulta fácil”. Cuando lo tienes todo en tu contra para alcanzar todo tu potencial, hasta las tareas más simples pueden parecer complicadas.

Pero esta historia no va a ser triste. Agua es una de las corredoras más alegres que hay, y es un placer entrevistarla. El entusiasmo y la pasión que desprende son inquebrantables. Pero no hay que olvidar todas las barreras que ella y otras ciclistas no europeas han tenido que superar para llegar a ser ciclistas profesionales.

Bicicletas y equipación

Competir en ciclismo exige una gran inversión en equipo: una bicicleta de carretera y un equipamiento básico, como mínimo. Cuando tenía 11 años, Agua miraba a los ciclistas pasar por la carretera. “Me parecía asombroso, quería montarme en una bicicleta”. Y fue entonces cuando se enamoró de la bicicleta.

“¡Quiero subirme en una!”, dijo Agua la primera vez que vio una bicicleta de carretera. “La forma del manillar, las ruedas tan finas… eso no es una bici, es una obra de arte. A partir de ese momento, se convirtió en una obsesión, me dedicaba a ver bicicletas por Internet y soñaba con tener una bicicleta de carretera”.

“En Sudamérica, cuando cumples 15 años tus padres celebran una fiesta, o puedes pedir un regalo especial como un coche, un viaje o una moto”, comenta. “Y a mí se me ocurrió una idea: ¡yo quiero una bicicleta de carretera, no una fiesta! Se lo propuse a mis padres y mi padre me dijo que no, así que yo me empeñé más aun en que quería una bicicleta”.

La madre de Agua tuvo una reacción más diplomática, y le dijo a Agua que hablara con los ciclistas. Y eso es lo que hizo Agua unas semanas después, cuando les contó lo que le pasaba y su sueño. Al final, le ofrecieron una bicicleta de acero. Dos meses después, ya participaba en carreras con esa bici.

“Solo había otra niña compitiendo, pero ella quería competir con los chicos. Por eso era la única niña que competía en mi categoría”, recuerda Agua. “El pelotón tenía unos 50 ciclistas de todas las categorías. Me quedé atrás, pero no me rendí y seguí pedaleando. Me quedé sin agua, pero seguí subiendo y subiendo. Al final, cuando llegué a la meta, vi a mis amigas. Y me preguntaron cómo había llegado hasta allí”.




La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation Agua con su bicicleta Canyon del Canyon//SRAM Generation.

"Me preguntaron quién me había traído, si había llegado en coche. Me dijeron que era un ascenso muy duro y yo no me enteraba de a qué se referían”, ríe Agua. “Se miraban entre sí y se preguntaban si de verdad había recorrido los 70 km. Ya sé que he tardado mucho, pero aquí me tenéis. Estaban impresionadas, y hablaron con otras personas. Por aquella época el seleccionador nacional era de Colombia y le dijeron que se fijara en aquella chica que acababa de terminar la carrera”.

El entrenador se ofreció a ayudar a Agua. Siguió compitiendo y ganó carreras en Paraguay. Compitió también en Brasil, en Argentina y en los Juegos Panamericanos. “Después de estas carreras, el Gobierno empezó a ayudar a los deportistas, y pronto me hice con una bicicleta en condiciones”, comenta.

La conversación con Agua me hace entrever que gran parte de su éxito procede de su interior. Para llegar a donde está ahora ha hecho gala de determinación y tenacidad. “Cuando las circunstancias van contra ti, te haces más fuerte. No es un tópico, es la verdad. Cuando mi padre me dijo que no podía hacer algo, saqué más determinación, y todas las barreras que me encontré me sirvieron para motivarme”, explica. “Me decían que sería difícil adaptarme a Europa, pero yo les respondía que podría intentarlo”.

Quería entender de quién había aprendido Agua a actuar con tanta determinación, porque tenía la impresión de que venía desde su infancia. “Creo que las mujeres paraguayas son tan fuertes por las adversidades que afrontan”, explica. “Paraguay es un país de mentalidad machista, solo los hombres pueden triunfar. Si los hombres no pueden conseguirlo, está claro que las mujeres tampoco. Muchas personas viven frustradas por no haber conseguido sus objetivos, y no quieren que otras personas los consigan”, añade.

“Durante la guerra, los maridos dejaron a las mujeres y ellas tuvieron que reconstruir el país mientras los hombres combatían. Me sirven de inspiración. Criaban a 10 o 12 hijos ellas solas; no veo por qué no voy a poder yo subirme a la bicicleta y ser fuerte. Incluso mi madre estaba sola y se fue a vivir a otro país cuando era más joven que yo ahora. Buscó una casa e hizo todo lo que pudo para que nosotros viviéramos mejor”.

La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation Agua (centro) entrenando con sus compañeras del CANYON//SRAM Generation y del CANYON//SRAM Racing.

Un sueño hecho realidad

Con el apoyo del Gobierno y de las personas que la rodeaban, había llegado el momento de que Agua subiera el listón. Pero, ¿cómo puedes llegar al corazón del ciclismo profesional cuando vives en la otra punta del planeta?

En un giro del destino, y con cierta fortuna, Agua revela que la persona que le regaló la bicicleta de acero es actualmente su novio. “Él soñaba con correr en los Juegos Olímpicos, pero no llegó. A él le resultó más difícil”, comenta con cautela. “Por eso acudí a él unos años después, porque yo quería hacer lo mismo. Él no había ido a los Juegos Olímpicos, pero quizás yo sí podría”, pensó. “Es posible que al final yo no vaya a los Juegos Olímpicos, pero quizás lo intenten otras diez niñas y al final acabará subiendo al podio una paraguaya”, añade con una devoción y un compromiso que a estas alturas de la entrevista no me sorprenden.

Agua ya tenía experiencia en el ciclismo profesional antes de fichar por el CANYON//SRAM Generation. Con esa experiencia, y con su fortaleza física y mental, se hizo con una plaza en el equipo olímpico de Paraguay para Tokio. Fue un momento histórico: era la primera ciclista en representar a Paraguay en unos Juegos Olímpicos.

“Tenía muchísimas ganas de ir, pero cuando me enteré de lo duro que era el circuito, empecé a dudar de mi capacidad”, reconoce. “Tenía miedo, porque quería competir bien. No quería ir a los Juegos Olímpicos y quedar descolgada en la primera cuesta. Quería que me vieran, que nuestro país viera que existíamos. Me quedan muchos años por delante para demostrar mucho más”.

Su presencia en los Juegos Olímpicos no pasó desapercibida, y Agua quedó como una campeona nacional entre sus compañeros de equipo. “Los ciclistas paraguayos están muy comprometidos, y tenemos a una rider paraguaya buenísima en bicicleta de montaña”, afirma en referencia a su compatriota Samira Noemí Martínez Méndez. “Me ha dicho que se inspira en mí. Me vio en el World Tour femenino y quiere ganar una Copa del Mundo de [XCO]”.

Tenemos que hacer las cosas que nos dan miedo para llegar adonde necesitamos llegar.

Agua Marina Espínola Salinas - Miembro del equipo Canyon//SRAM Generation

Llegar a ser la mejor con el CANYON//SRAM Generation

Agua habla con modestia. Es una joven que se mueve en un mundo patriarcal en un país donde prácticamente no existe el ciclismo profesional. Le queda por delante un camino empinado y con muchos altibajos. Es un camino que no está pensado para corredoras como ella: ¿cómo ve Agua que van a salir las cosas?

“Quiero ser la mejor de Sudamérica. Sé que tengo que aprender mucho y subir de nivel, y para eso estoy trabajando”, afirma. “Viene por oleadas, pero sé que cada vez estoy más cerca. Sueño con correr en el equipo del World Tour femenino, pero también soy consciente de que tengo mucho que aprender para poder llegar hasta allí. Y en eso es en lo que estoy trabajando”.

Sabe cómo leer una carrera gracias a su experiencia en el pelotón con su equipo anterior. Sin embargo, nos confiesa que los descensos y los picos de potencia son sus puntos más débiles.

“No es que tenga malas cifras. ¡Son buenas! Pero competir es otra cosa, y a veces me falta esa potencia explosiva. A veces tengo que esforzarme para no quedar descolgada, y eso es un punto débil evidente. Estoy encantada de formar parte de este equipo para transformar mis puntos débiles en fortalezas”, comenta.

La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation Agua está mejorando su técnica en los descensos.

Además de crecer como persona, Agua está deseando comunicar la importancia del papel de equipos como el CANYON//SRAM Generation en el futuro del ciclismo femenino para fomentar el talento.

“Otros equipos verán que esto funciona y es necesario. Nadie quiere formar a una corredora, quieren corredoras que sean ya fuertes, por eso hacen falta equipos de cantera”, explica. “Sé que el primer problema es el dinero, pero cuando descubren que lo necesitan… Fichar corredoras de otros equipos del [World Tour]resulta caro, porque tienes que ofrecerles más dinero y mejores condiciones. Para un equipo de cantera es más fácil fichar a promesas del ciclismo”.

El único otro equipo de cantera femenina era el Centro Mundial de Ciclismo de Aigle, Suiza. La mayoría de los equipos escogen corredoras formadas aquí y no realizan trabajo de cantera. “¿Por qué no hacen un equipo de cantera?”, se pregunta Agua. “Hay equipos que no quieren complicarse la vida con visados y no conocen nuestros países, pero esto es el futuro”, añade.

“Muchas de las corredoras que han competido con el equipo del Centro Mundial de Ciclismo corren ahora en el World Tour. No es que no podamos competir, es que nos deniegan el acceso y las oportunidades”, admite con sinceridad. La lógica de Agua es aplastante, y me pregunto cuántas corredoras con talento quedan por descubrir en todo el planeta. ¿Cuántas corredoras están en la posición de Agua y luchando por poder mostrar sus capacidades?




La trayectoria de Agua Marina Espínola Salinas, del CANYON//SRAM Generation

Le pregunto si se siente presionada por ser pionera en este campo para abrir paso a las corredoras del futuro. “A veces siento la presión, pero luego me digo que no debo tener miedo, que ya sabía que las cosas serían así”, comenta entre risas. “La gente que me ve se da cuenta de que es posible, y lo intentará. A mí me encanta todo esto. Me encanta hablar con personas que comparten mis sueños. Con el paso de los años he aprendido mucho y puedo aconsejar cómo hacer bien las cosas. Quizás no llegue a ganar un campeonato del mundo, pero puedo servir de inspiración para que otras personas se lancen a conseguirlo”.





Ilusiones, sueños y proyectos futuros de Agua

Está claro que Agua quiere ponerse en forma a corto plazo, pero me gustaría saber cómo ve el futuro.

“Me da miedo no hacer realidad mis sueños”, reconoce. “Eso nos pasa a todos, ¿no? Hagamos lo que hagamos, tememos al fracaso. Pero eso es un buen motivo para hacer las cosas. Tenemos que hacer las cosas que nos dan miedo para llegar adonde necesitamos llegar”.

“Si miro a mi pasado, me siento esperanzada. Cuando miro a lo que he conseguido y de dónde vengo. Si ya he conseguido todo esto, ¿por qué no voy a llegar más lejos?”, añade. “Es bueno recordar lo que ya has conseguido para poder seguir avanzando”.

“Tengo 26 años, pero he visto que muchas ciclistas alcanzan su mejor forma con más edad”, comenta en referencia a la corredora del Movistar Annemiek van Vleuten, que cada vez está más en forma, a punto de cumplir 40 años. “Es cuestión de entusiasmo y pasión por hacer las cosas. Por supuesto, puedes acabar quemada sin llegar a conseguirlo, pero también puedes optar por continuar, si es que te apetece continuar. Yo pienso seguir adelante y abrirme camino”.




¿Te ha sido útil este artículo?

Gracias por darnos tu opinión

Al suscribirte a nuestro boletín estás aceptando nuestra Política de protección de datos .
  • Grace Lambert-Smith
    Sobre la autora

    Grace Lambert-Smith

    Conoce a Grace, nuestra redactora SEO que llama hogar al parque nacional Peak District. Una experimentada ciclista de carretera de larga distancia experimentada que ahora se centra en dominar el ciclismo de montaña y el gravel. Su pasión por contar historias de ciclismo a través de la palabra escrita hace que Grace siempre esté preparada para compartir sus experiencias con los demás.

Historias relacionadas

ene 19, 2022
Hablamos con Ultan Coyle, diseñador de la equipación del equipo CANYON//SRAM Racing 2022 para saber cual ha sido su inspiración.
feb 26, 2024
Del 18 al 21 de Julio se celebrará una nueva edición de Colina Triste (UCI S1), este año, además de ser patrocinadores, queremos acompañarte en la preparación de la prueba.
ene 10, 2024
McKenzie Sampson es conocido por diseñar ropa de ciclismo, pero su último desafío ha dado como resultado una creación sin igual.
mar 16, 2023
El fenómeno multitalento presenta una serie que servirá de inspiración a cualquier ciclista.
El contenido se está cargando
Loading animation image