Image

STRIVE ES 9.0

BIKE

¡La Strive ES 9.0 se pega al suelo en cualquier situación!

La Strive es una Canyon totalmente nueva con características propias. Se trata de la primera 160 mm de recorrido de Canyon, que representará los colores de la marca el año que viene en nuestra prueba comparativa de enduro.

El color de la versión probada es sobrio, como de costumbre. Pero por suerte, hay otra versión en un marrón brillante. En cuanto a su diseño, la gente está dividida en dos grupos: el de los que le gustan sus tubos grandes y la calidad de sus acabados finales, y el otro grupo, al que no les gusta por la desproporción entre sus tubos de la parte delantera del cuadro y las líneas rectas de su triángulo trasero.

Como siempre, todo está bien pensado en esta bicicleta.El guiado de los cables está muy bien echo, van integrados y protegidos por todas partes en el cuadro.

Gracias a su nueva posición optimizada cinemáticamente, evita el funcionamiento del amortiguador cuando el ciclista pedalea. Esta bici es muy cómoda gracias a su rigidez y su bajo centro de gravedad gracias a la nueva caja de 270 °, su triángulo trasero y su eje trasero pasante Syntace X12.

Esta bicicleta está muy bien equipada. No tenemos nada que decir al respector. El nuevo Hammerschmidt Sram permite al rider cambiar de plato en cualquier situacion y bajar el centro de gravedad en su bici, la nueva gama Easton Haven de componentes son totalmente modernos, con una potencia corta y un manillar grande que mejora la estabilidad del ciclista; La nueva RockShox Reverb seduce a todos los periodistas, y los reglajes de compresión son fáciles de ajustar.

"Esta bici es diferente a laTorque y es más versátil". Permite pedaler mejor gracias al sistema de suspensión y al tubo del asiento recto. La Strive evita el damping del amortiguador, ya que fue pensada para ello por los ingenieros de Canyon y es la unica enduro que monta un Hammerschmidt Sram.

"La Strive se pega al suelo. Nos ofrece la posibilidad de subir por todas partes sin bloquear la suspensión gracias a su geometría ".
En los descenso, es menos divertida que la Torque y pierde ese "toque de locura". Pero el resultado es bueno y la rueda trasera se pega al suelo todo tipo de situaciones gracias a su geometría y sus componentes. Permite salir de los senderos comunes y "nos da ganas de probarla haciendo freeride o en un bikepark sin miedo, gracias a sus 160 mm de recorrido".


En conclusión, aunque se echa de menos un toque de locura en algunos momentos, "La Strive es una muy buena bicicleta de enduro y te proporcionará mucha diversión en tus escursiones con ella".

BIKE